Plan de modernización de la Justicia o el fax

Desde que en abril de 1875 desde Bruselas hasta Washington donde Ulysses S. Grant leyó: “Here from the University of Brussels, today April 27, 1875, Mr. Grant will wish you a happy birthday. By the way has just patented the fax”. (si bien hay quien habla de Alexander Bain como el inventor del fax, en 1843, hasta nuestros días el fax ha caminado de la mano de las profesiones jurídicas resultando útil aliado para las comunicaciones entre Juzgados y despachos de abogados ( no al revés ya que en lineas generales no se admiten los escritos que el abogado envía por fax al juzgado).

Uno de los grandes problemas que presenta el fax es la elevada probabilidad de que el documento no llegue, o llegue defectuoso, o le falten páginas, bien por problemas en el fax (falta de tinta, papel…) o bien por resultado negativo que en el reporte no aparece o aparece y no se da cuenta quien lo envía.

Mis aventuras y desventuras con el fax, como me imagino que las de tod@s l@s que lo usan, son variadas y, unas con mucha gracia y, otras con menos.

La última se generó hace unos tres meses cuando, tras sufrir una incidencia en mi linea de adsl en el despacho y tener que enviar un fax urgente desde un fax público a un compañero para que lo presente en el registro de los juzgados, el juzgado, obviando mi escrito de personación con fax, móvil y correo electrónico, toma como fax de comunicación el del encabezado del fax de envío y me notifica las resoluciones a ese fax.

Las consecuencias para el procedimiento no han resultado especialmente graves debido a que se trataba de una estimación de un recurso de reforma sobre el archivo de la causa y la continuación y realización de las diligencias solicitadas.

Los grandes problemas son, que si la casualidad no hubiera operado haciéndome pasar por aquel público lugar nuevamente, seguiríamos esperando resolución, pero ¿y los datos personales de los implicados en las diligencias previas?, ¿deben los datos personales de los justiciables circular por otros canales que no son los de la administración de Justicia exclusivamente? Evidentemente no.

Fue el fax el que, sumado a las demás circuntancias, produjo la liberación de un preso que hizo mandar al juzgado un auto de la audiencia por el que se le concedía la libertad provisional falso, es decir, falseando el contenido al cambiar el nombre y nº de procedimiento y modificando los datos del encabezado del fax, que recibido por el juzgado de guardia, pone en funcionamiento el procedimiento urgente por el que una persona no puede permanecer en prisión una vez concedida la libertad.

El mismo aparato que ha proporcionado históricamente tantas ventajas, hoy, se vuelve, curiosamente, peligroso para el proceso judicial debido, sobre todo, a la falta de verificación de la recepción o acreditación del envío de forma fehaciente.

Por ello se hace imprescindible sustituir las comunicaciones via fax, por otras tecnologías de las que ya se dispone de desarrollo suficiente para su implantación en Justicia: EL CORREO ELECTRÓNICO.

Anuncios

Acerca de martinezsanmacario

Abogado especializado en Derecho Penal y Penitenciario. Compatibilizo el ejercicio profesional con la docencia como Pofesor de Informática Jurídica en la Facultad de Derecho de la Universidad de Alcalá.
Esta entrada fue publicada en Derecho penal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Plan de modernización de la Justicia o el fax

  1. Pingback: Plan de modernización de la Justicia o el fax

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s