Ley Sinde, Navidad y derechos del artesano.

Al llegar la Navidad uno de los recuerdos que más ternura me despierta es el de mi abuela Gúmer, al par de la lumbre, contándome sus andanzas de cuando, antes de la llegada de la tecnología (tractores y cosechadoras) todo el pueblo de Cantalejo vivía de fabricar y vender trillos de forma artesana, en el invierno, y en el verano salir a venderlos y repararlos por los pueblos que cada familia recorría, y de cómo la vida le discurría feliz, ocupada y con un sentido.

Llegaron los tractores, las cosechadoras, la tecnología y revolucionaron el mundo. Ya nada volvería a ser lo mismo: los trillos ya no hacían falta a nadie y todo el pueblo de Cantalejo tuvo que abandonar su forma de vida y salir fuera a buscar nuevas formas de negocio.

Mi familia fue a Bélgica, después Luxemburgo, luego Francia, donde un trágico accidente mató a mi tío, y finalmente País Vasco donde quedaron trabajando en la industria mi madre y mis otros dos tíos. No hubo nunca más solución a la industria del trillo hasta que el ingenio de los que quedaron hizo posible transformar viejos trillos en mesas rústicas (que el Corte Inglés vendía estupendamente), pero ya no era igual.

O no recuerdo, o no la hubo una ley que protegiera entonces, o ahora la forma de vida de tantas familias y empresas familiares, como no hubo solución a esparteros, alfareros, para la gente del mimbre…simplemente los tiempos cambiaron y aquellos artistas perdieron su forma de vida.

¿Qué está sucediendo hoy con el cine y la música? Los tiempos han cambiado, la tecnología ha cambiado y, por tanto su industria tendrá que cambiar.

Estoy de acuerdo en que el arte debe ser algo “sagrado” que hay que proteger, pero el arte, no cualquier cosa. Hoy el 90% de lo que se produce, siendo generoso, no sirve ni para hacer jabón, y en términos generales, el mensaje que manda es tremendamente perjudicial para la sociedad, justicieros, vengadores, agresivos machos, denostadas mujeres, destrucción, desprecio por la vida, por el trabajo, desfiguradas modelos que imponen cánones de belleza inalcanzables…, eso en el cine, pero ¿y la música?… Bah!

¿Hay que protegerlo hasta el límite de criminalizar a toda la sociedad?. Yo no termino de verlo…

Al igual que el pueblo de Cantalejo, la industria cinematográfica y musical se tiene que adaptar a los tiempos que vienen, y, desde luego dejar de morder la mano que les dá de comer.

Anuncios

Acerca de martinezsanmacario

Abogado especializado en Derecho Penal y Penitenciario. Compatibilizo el ejercicio profesional con la docencia como Pofesor de Informática Jurídica en la Facultad de Derecho de la Universidad de Alcalá.
Esta entrada fue publicada en Derecho penal y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ley Sinde, Navidad y derechos del artesano.

  1. Pingback: Tweets that mention Ley Sinde, Navidad y derechos del artesano. | Bitácora de Ignacio Martínez San Macario -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s